Entre dos aguas

Anuncios

Mucho más de lo que imaginaba

Yo sabía que te quería, pero la intensidad con la que lloro tu adiós me sorprende por momentos. Te quería mucho más de lo que imaginaba. 

No puedo evitar llorar cuando me acuerdo de ti o de los momentos que hemos vivido juntos a miles de kilómetros o en la intimidad, en el salón de mi casa o en el coche mientras recorría las carreteras de Andalucía, en las mañanas de los sábados, en las noches de amor, en mi soledad contigo, en la alegría de una fiesta en la que estabas tú también. No puedo evitar pensar lo que me has hecho sentir, eso que nadie ha sido capaz y tú, con tu guitarra y tu música, has logrado arañar en lo más profundo de mi corazón, esos sentimientos que no tienen palabras. He vibrado contigo porque has conseguido erizar los vellos de mi piel, sobresaltar mi corazón, acelerar mi respiración, hacerme llorar de emoción y hacerme sentir el compás como si fuera un juego de niños o el arte mágico del sabio maestro criado en los aires de La Bajadilla. 

No puedo entender mi afición al flamenco sin tí. Ni tampoco puedo entender la música sin ti. 

Hoy sólo pienso en ti, Paco, como lo hace España, Andalucía y Algeciras, que es tu tierra. Te queremos. Te quiero. 

 

Imagen

 

La Barrosa

Esta obra ha sido objeto de tesis doctorales, de práctica imposible por la mayoría de guitarristas aunque la creatividad de su genio va por otro lado menos accesible aún.
Un elegido por los dioses, por undebé, por el destino, por el azar.

Hoy todo el mundo llora al unísono tu pérdida. El flamenco está roto, la guitarra no suena.

¡Dios, cuánto le debemos a Paco!

Grande de España

Nunca se le habrá pagado a Paco todo cuanto ha aportado a nuestra música, cultura e historia. Es una deuda que nunca se podrá pagar porque no hay nada que valga lo que él nos ha regalado: su música, su creatividad, su arte, su grandeza.

Empecé a escucharlo de pequeñita de pasada, no le prestaba la atención que debía porque me fijaba más en el cante de Camarón. Así pasaron años, en los que memoricé sus falsetas sin saber ni que lo hacía. Hasta que un día mi oído se fijó en la guitarra más que en el cante y me decidí a buscar cosas de Paco como solista. Me maravillé escuhando “Almoraima”, me volví loca escuchando “Siroco” y “Live in América” me marcó, me emocioné con “El Pañuelo”,  me abstraje escuchando “La Barrosa” mil y una vez, rallé el disco de Luzía y vibré con “Cositas Buenas”, memoricé los fandangos choqueros… Todo eso ocurría mientras ponía una y otra vez el cd en mi cuarto de casa de mis padres y luego después en el coche, cuando me saqué el carnet. Y en mi mente están.

Pasaron los años y vino a Málaga a la Malagueta a dar un concierto. Fue en 2007. Fue la primera vez que ví a Paco en directo y para entonces ya tenía una base sobre sus composiciones musicales y lo que encontré superó mil veces lo que salía de los altavoces de mi casa. Escucharlo en directo ha sido y será una de las grandes vivencias que he recordado muchas veces y que recordaré por siempre. No pude emocionarme más con un guitarrista del que todo se ha dicho y todo queda por decir. Me sorprendió la rapidez con la que tocaba, la sincronía de las notas, la musicalidad de los instrumentos, las composiciones armoniosas, el ritmo flamenco y sobre todas las cosas, la música infinita y eterna, la dirección de Paco con su mirada o arrugando su frente. Ese concierto se lo dedicó “A la dama de la canción española”, dijo textualmente Paco ante un público entregadísimo que no respiraba por no ofender. Marifé de Triana estaba sentada en primera fila con una camisa turquesa y pantalón negro. Se levantó y saludó a la plaza de toros, llena hasta la bandera, levantando sus manos y lanzando un beso al aire. Estaba guapísima y radiante la dama de la canción española.

Para ese espectáculo se necesita un nivel tan alto que sólo los genios como él pueden hacerlo realidad. No he visto nada que se acerque siquiera. Era diferente y podía hacer vibrar desde la persona más flamenca hasta el más desconocedor del mundo del flamenco. Era capaz de remover los sentimientos de oyentes que nada tenían que ver entre ellos. ¡Qué grande eres, Paco! Después pude escucharlo en directo otra vez.

Esta mañana, al poner la televisión medio dormida aún, veo un subtítulo: Fallece Paco de Lucía. Me hizo abrir los ojos de par en par y cortarme el cuerpo. Sobrecogerme. ¡No puede ser!

Hoy, mientras paseaba por calle Nueva, había dos chicos tocando “Entre dos aguas”, en la plaza de la Constitución y las calles anexas las tiendas tenían puesta esa canción, los coches pasaban con esa rumba incombustible y única. Tu canción: un himno nacional creado por ti que está entre oriente y occidente, entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, entre el cielo y la tierra, entre lo fugaz y lo eterno.Hoy me ha dado más pena que nunca escuchar esa rumba de ida y vuelta. Paco, pocas personas me han emocionado como tú. Qué pena que te hayas ido. Quiero decirte desde aquí, desde mi corazón que te agradezco cada nota, cada falseta, cada composición, cada creación porque formas parte de mí vida emocional y musical y siempre tendré que recurrir a ti, a tu música, a tus creaciones. Seguro que muchas personas hoy piensan eso.

En el flamenco tú fuiste el verdadero revolucionario y creador. Con tu guitarra abriste las puertas allende los mares donde llegó antes tu guitarra que los quejíos flamencos. Tú abriste paso y todos te siguieron. Maestro de maestros donde todos se miraban y a quien todos imitaban. Tan grande eras y eres que no podían escapar de ti. Eras el epicentro de la guitarra flamenca y lo serás por décadas porque tú eres grande, eres gigante, Paco, y tu estela durará eternamente.

Los títulos nobiliarios los dan por hazañas grandiosas, o eso se supone. Sin lugar a dudas no hay nadie tan grande como Francisco Sánchez Gómez ¡Tú sí que eres Grande de España y lo demás… son tonterías! Descansa en paz, amigo, y espero que allí donde estás ahora pueda verte de nuevo. Me imagino que allí estarás ahora con Félix Grande, con Camarón, con Ramón tu hermano, con tu padre Antonio y, por supuesto, con Luzía. Hasta siempre, maestro.

Imagen

Fandango de Alosno en CEIP Zambrana

El viernes 21 fue el último día de celebración de la Semana Cultural del CEIP Zambrana. Por parte de la Peña Flamenca “Torre del Cante” se invitó al cantaor Antonio Luque “Canito” y a Francis Gallego “Chachi” a la guitarra que interpretaron en tres partes distintos cantes para todo el alumnado y profesorado además de algunos padres y madres que se acercaron y autoridades como el Alcalde, Joaquín Villanova además de concejales de su partido y del PSOE. El presidente de la peña flamenca, Ildefonso Espínola, también estuvo presente.

No faltó a la cita Juan Antonio Diazdel, pintor que voluntariamente cedió cuadros de su colección personal para exponerlos en el salón de actos además de otros cedidos de una colección particular y otros que han sido carteles tanto del Festival de Jazz como del Festival Flamenco “Torre del Cante” del propio Ayuntamiento.

De ese día, me quedo con la interpretación del fandango de Alosno interpretado por todo el alumnado del colegio, un logro que estos jóvenes tengan hoy en sus memorias la estructura de un fandango base de tantos otros cantes de nuestra tierra, practicado en las clases de guitarra con el maestro de música Miguel Bermúdez Gaona.

Os dejo con ellos. Y espero que en años venideros se pueda seguir celebrando una Semana Cultural, o una actividad, dedicada al flamenco.

Lo encontraréis en esta entrada: https://www.facebook.com/photo.php?v=436268506507912&set=vb.100003743009034&type=2&theater

Tercera Jornada: Talleres de percusión y guitarra.

Hoy jueves ha sido un día de no parar. Se han celebrado los talleres de percusión y de guitarra de forma simultanea desde las nueve hasta las dos con diez minutos de descanso. Todos y cada uno de los grupos clase del CEIP Zambrana han pasado por ambos dos.

En el taller de percusión, celebrado en el salón de actos, hemos utilizado diversos instrumentos de percusión: claves, cajas chinas, cajón flamenco, darbuka, palmas y pies. Se les ha instruido para que realicen ritmos como el son cubano para enlazarlo después con la influencia de éste en las rumbas, que se ha hecho justo después para terminar con el compás por tangos.Ese ha sido el hilo conductor. Después se ha invitado al alumnado a que venga a participar de tocar los distintos instrumentos de percusión siguiendo siempre el compás. Todos han participado y se han hecho distintos turnos con el fin de que pudieran tener la oportunidad de acercarse a estos instrumentos. Por supuesto, algunos alumnos han despuntado como Paco, un alumno de la profesora Sofía, que ha interpretado unas rumbas y unas bulerías, de muy difícil compás. Hemos estado en ese taller el profesor Raúl y yo, quien firma este escrito.

Paralelamente, se desarrollaba el de guitarra en la biblioteca que estaba a cargo del profesor de música Miguel y de Alvaro Donaire, que nos ha acompañado amablemente esta Semana Cultural. Allí visionaban un vídeo sobre la realización de las guitarras por parte de los luthiers y en el que se hablaba de los materiales a utilizar en la realización de una guitarra, su sonido, personalidad, complejidad, barnizado y demás. Después de eso se les ha instruido sobre las distintas partes que tiene la guitarra así como algunas curiosidades y han escuchado distintas piezas como soleá o fandangos. Un alumno ha salido a interpretar el toque de rumba catalana, lo más llamativo no era eso sino su edad, pues tiene seis años. Por último, han podido tocar el instrumento para familiarizarse con él.

Tanto en un taller como en otro el alumnado ha disfrutado de lo lindo y se han quedado con más ganas de poder seguir. Les ha sabido a poco  así que… ¡Habrá que repetir otro año!.

Personalmente, me he sentido muy a gusto viendo cómo disfrutaban los pequeños con cada ritmo que se hacía con la caja o cada nota que sonaba de la guitarra cuando tocaba por soleá. Impresionante. Emocionante.

Imagen

Con el niño de Isa Durán.

Imagen

Con mi prima Claudia.

Imagen

Álvaro con el alumnado de Educación Infantil.

Imagen

Con Daniela, la hija de Inma.

Imagen

Con el primo Óscar.

Segunda Jornada

El martes 18 hicimos otra visita guiada a la peña flamenca. En este caso los invitados eran los alumnos y alumnas de sexto curso de Educación Primaria. 

Al igual que en la visita del día anterior, se les mostró la colección de cuadros que cuelgan de las paredes y que anuncian los festivales de los festivales flamencos a lo largo de la historia, se les informó de las actividades que se realizan a lo largo del año, las reuniones improvisadas que surgen y se les invitó, como siempre, a que visiten la peña con sus familiares. Las puertas están abiertas. 

La mañana de ayer contamos con artistas invitados que amenizaron la visita. En primer lugar actuó Juana Reyes al cante con la guitarra de Alvaro Donaire que interpretaron rumbas, canciones aflamencadas, unas alegrías de Cádiz y fandangos de Huelva, que acabaron siendo cantados por el alumnado al unísono pues han aprendido el fandango de Alosno que mañana viernes interpretarán como colofón a una intensa semana de actividades flamencas. 

Subieron al escenarios dos alumnas a hacer compás marcando con el pie, Ainoha y Lucía, otra compañera salió a bailar por bulerías y otro compañero, Ismael, nos sorprendió a todos interpretando una nueva corriente que, todavía, no tiene nada que ver con el flamenco pero que se da mucho en la juventud y, conociendo lo versátil que es el flamenco, quizás algún día pueda tener influencias del Beat Box. Nos sorprendió a tod@s!

Como en el día anterior, Ildefonso Espínola dio la bienvenida, Manolo Caballero ayudó en el sonido y realización. La peña tenía preparado un refrigerio y unos aperitivos para tan importante visita: la juventud.

 

Imagen

Ismael en una de sus interpretaciones.

Imagen

Juana Reyes y Alvaro Donaire.