El chivo expiatorio

Lo ocurrido el pasado miércoles 24 en Santiago de Compostela es un episodio del infortunio. Ahora bien, hay que buscar culpables y todo el mundo mira, cómo no, al maquinista.

El peso de 78 muertos en tu conciencia y de la gravedad en la que se encuentran más de cien personas en el momento en que tú conducías el tren no creo que pueda ser imaginado más que por ese hombre, el maquinista.

Pero, me pregunto yo, ¿Puede una persona comprarse un ticket de tren e ir vendido como aquel que dice en manos del maquinista? ¿Y si este hombre es un suicida? ¿No existen medidas de seguridad que inicien un sistema de frenado si esta persona pierde la consciencia, sufre un ataque al corazón, se duerme…? ¿Es que no existen ese tipo de medidas? Pues claro que sí existen pero no funcionaron el pasado miércoles y nadie habla de ellas. Es mejor buscar un chivo expiatorio. 

Poned atención a este vídeo. 

http://www.youtube.com/watch?v=Tm-Uc5XVjHM

Anuncios

La reina de la casa

¿Alguna vez has pensado que tu vida hubiera sido distinta por un hecho fortuito que no depende de nada más que del azar?

Yo me he preguntado en ocasiones: ¿Hubiera sido diferente mi vida si en lugar de nacer mujer hubiera nacido varón y si el lugar de nacimiento que ocupo entre mis hermanos fuese el invertido, es decir, ser la pequeña después de los tres varones en vez de la mayor?

Estoy convencida de que sí. Pero el azar quiso que fuese una mujer y que naciera la primera.

Cuando la gente me pregunta cuántos hermanos somos en la familia y le digo que soy la única mujer entre tres hermanos varones siempre coincide en decirme: Eres la reina de la casa!

Noticias que no quisiéramos escuchar

La entrada de hoy la tenía escrita desde hacía días motivada por la reciente pérdida de una joven alhaurina de tan sólo treinta años. Se llamaba Silvia y en pocos meses su vida dió un giro inesperado que la obligó a luchar con una cruel enfermedad. El pasado domingo todo el pueblo despertó con la mala noticia de su fallecimiento. Aquí deja a su familia destrozada y a dos hijos pequeñitos. Qué injusto!

Ese ha sido el desencadenante de que escribiera este post, una serie de preguntas y reflexiones acerca de la vida y su fragilidad. Cuando iba a publicarlo me he encontrado con la noticia de que hace tan sólo unas horas un tren ha descarrilado en Santiago de Compostela segando la vida de decenas de personas y familias. Otra noticia que nunca quisiéramos escuchar.

 

Vivimos en una vorágine en la que no prestamos muchas veces atención a las cosas realmente importantes pues pasamos años ahorrando para tener un mejor futuro, el ritmo de nuestro día a día es vertiginoso y queremos participar de todo, invirtiendo gran parte de nuestro tiempo en cosas superfluas que no sirven para nada.

En situaciones como estas me pongo a pensar: ¿Es la vida que queremos? ¿Somos felices? ¿Podemos hacer felices a quienes nos rodean con cosas simples? ¿Prestamos atención a los que realmente nos importan o nos dejamos llevar por el móvil, el whatsapp o internet mientras nos están hablando? ¿Hay cosas que queremos hacer y vamos retrasando anteponiendo excusas tontas? ¿Disfrutamos de las pequeñas cosas de la vida como pasear por la playa, hablar con la familia, jugar con los pequeños, sentirnos niños, disfrutar de una comida familiar, recordar viejos tiempos de la infancia o reir al recordar anécdotas pasadas? ¿Valoramos aquello que la vida nos ha regalado? ¿Somos conscientes de que podemos ver, que disfrutamos al saborear una comida, que escuchamos música, que andamos, que podemos correr y mover nuestro cuerpo, que la brisa del mar nos da en la cara, que la lectura nos transporta a otras vidas y otros tiempos, que la imaginación es libre, que la música es un regalo, que no nos duele nada o que podemos jugar a pedir deseos e imaginar?

Y tu ¿Realmente eres consciente de lo afortunad@ que eres?

… Y así llegó Lilí a mi vida

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Image

A sus 83 años me confesó un deseo. La enfermedad estaba ya avanzada y todo lo que estuviese en mis manos era poco para agradarlo. No había sido un hombre de caprichos ni mucho menos pero, sorprendentemente, en una de las visitas que le hice me dijo:

 

  • María, quiero que me busques una gatita que sea pequeña, recién nacida, para terminar de criarla. Tráemela en cuanto puedas.

 

Me pareció algo extraño, más que nada porque no lo había escuchado pedir ningún deseo en su vida y ya se le estaba apagando. Cuando terminé la visita me puse manos a la obra: busqué en clínicas veterinarias, pregunté al vecindario, a amistades… pero no encontré la gatita que él quería pues había sido muy conciso: “pequeña, para terminar de criarla”. Las gatas que encontraba eran todas grandes pues no era la época de cría. Así que me vi en una encrucijada intentando cumplir un deseo de mi abuelo Antonio a sabiendas de que era de los últimos que formularía en su vida. Moví cielo, tierra y mar, pero no era la época para encontrar una gatita pequeña.

Así pasaron unas semanas, agotando el tiempo y pensando que no llegaría a darle lo que me había pedido y con gran incertidumbre. Le hice entrega de un gato ya crecido que encontré pero siguió empecinado en su petición: “una gatita chica, recién nacida”.

La casualidad quiso que me encontrara en la calle con una chica que tenía una camada de gatos en una caja y le pregunté si tenía una gatita a lo que me contestó que sí y que pasadas unas semanas, tras el destete, me la daría. Y así fue como Lilí llegó a mi vida.

La enfermedad cruel e implacable que lo mataba seguía su camino pero pude llevarle la gata a tiempo de que la conociera, aunque tan sólo fueran unos días antes de morir. Aún así, cuando se la llevé abrió los ojos y consiguió dibujar en su cara una sonrisa… e incluso hablar:

 

  • Esta era la que yo quería- dijo mientras la acariciaba y volvía a entornar los ojo-. Que le haga compañía a tu abuela cuando… llegue  el momento. Para que no se sienta muy sola. 

 

Fue un momento mágico, que pensé no llegaría a ocurrir, en el que mi abuelo demostró una vez más su gran fortaleza. Un sentimiento de tristeza unido al de felicidad difícil de imaginar. Pero así fue: triste pero feliz a la vez por haberle ofrecido el deseo que me había pedido, por haberlo podido agradar en algo. No pasó ni una semana desde que conoció a Lilí cuando mi abuelo Antonio falleció.

A la gata le puse Lilí y es una gatiga atigrada, caprichosa y presumida a la que no dejo de querer cada día más, pues entre Lilí y yo hay una relación muy especial porque ya son tres años conociéndonos. A veces me pregúnto cómo se puede adivinar el sentimiento de un animal por su cara: se cuando tiene miedo, cuando está agusto, cuando quiere mimos… También echamos ya nuestras conversaciones pues cuando contesto a sus maullidos Li, como la llamo cariñosamente, me contesta con otro o con algún sonido producido en su garganta. Así podemos pasar un rato. Ya hay confianza!!

Gracias al deseo de mi abuelo conocí a Lí. No me hubiera planteado de otra manera tener una mascota pero afortunadamente así fue y vino a enseñarme muchas cosas, entre ellas, un sentimiento único en el que confluyen muchas emociones y que es el que nace en ti cuando tienes un animal de compañía, si tienes uno ya sabes a qué me refiero. Ella me regala momentos preciosos y me hace recordar a mi abuelo muchas veces. Al verla me da mucha alegría porque la quiero y porque me trae un buen recuerdo de mi abuelo, que allá donde esté le alegrará verla ya tan crecidita.

 Image

 

Yo canto lo que he escuchao

El sábado me escapé un rato a escuchar a esta gran cantaora y buen guitarrista. Son cosas que ocurren en pocas ocasiones y hay que aprovechar. Me pidieron una crónica y hecha está además de publicada en distintos medios. También quería compartirlo con vosotros. Espero que os guste a los aficionados y a los que no lo seais os sirva para conocer a estos artistas. 

 

Con esas seis letras explica Mari Peña tantas cosas que hay que conocer dónde se ha criado y lo que ha vivido para entender la trascendencia de esa frase. Realmente Mari ha gozado de un gran privilegio pues ha podido escuchar a personas tan ilustres como Fernanda, Bernarda, Gaspar y demás artistas “metiita allí en Utrera”, como dice la canción.

Su actuación en la peña flamenca “Torre del Cante” era muy esperada y no defraudó. Comenzó cantando por tonás acordándose, cómo no, de Tomás Pavón. Siguió con unos tientos tangos para los cuales echó mano de su paisano Gaspar de Utrera haciéndonos recordar sus ecos y su particular estilo. El tercer cante fue la soleá.

En otras ocasiones he escuchado a esta mujer decir: “Siendo de Utrera estoy obligada a cantar por soleá” algo que ayer volvió a repetir. Lleva toda la razón del mundo y no sólo eso, pues se advierte una implicación emocional a ese cante a la que va unida una responsabilidad tremenda. Y la bordó para satisfacción de todos los allí presentes.

Fernanda, estuvo omnipresente no sólo en la soleá sino también en las cantiñas del Pinini con las que continuó su actuación, refrescando el ambiente con ese cante antiguo y particular con una idiosincrasia propia que Luis el Salao acompañó de lujo. Llegado ese momento nos deleitó con un soplo de frescura, el que aportan las cantiñas del Pinini y que siempre lleva en su repertorio. Si me pongo a pensar buscando a alguien que pueda cantar hoy ese cante de una forma tan fidedigna como las que creó Pinini y grabaran Fernanda o Bernarda no la encuentro más que en Mari Peña.

Mari se deja llevar por las emociones y se entrega al cante de forma religiosa. No lo entiende de otra manera. Su cante está lleno de explosiones inesperadas, estallidos de arte que no dejan indiferente a nadie porque ponen la piel de gallina, algo muy escaso en el panorama flamenco actual.

Después vinieron los fandangos por soleá, como ella dice: “En Utrera se hace to por soleá” y terminó la actuación por bulerías. Como buena utrerana se defiende bien por fiesta y las dejó para el final haciendo cositas como los romances o los cuplés metidos por bulerías. Una selección con la que encandiló al público allí presente que supo entender que una actuación con el sabor añejo que tan rara vez se encuentra hoy.

Mención aparte merece Luis el Salao que con su guitarra supo acompañar magníficamente a esta cantaora. Luis, guitarrista del Arroyo de la Miel, se confiesa abiertamente un gran aficionado al cante y con ello sabe perfectamente el toque que le va pidiendo el cante en cada momento. Sí que supo hacerlo bien y no cayó en el error de lucirse interpretando falsetas interrumpiendo a la cantaora ni exhibiéndose. No. Se limitó a acompañar a la cantaora, cómo no, con cositas de Diego o de Paco el del Gastor… y suyas también. Y así brilló más.

Estamos frente a una cantaora visceral, que se entrega y se le nota cuando se agarra el mantón intentando así ahondar aún más en el cante, escarbar en los sentimientos. Lo vive y lo trasmite al aficionado. Una cantaora a la antigua usanza de esas que conservan el flamenco tal cual, sin manosearlo ni manipularlo, sabedora que la autenticidad no se puede perder nunca y que ella es portadora de esa bandera por casta, por amor y porque le ha tocao. Menos mal que canta lo que ha escuchao!!

 Image

El duende no entiende de fronteras

      Esta nueva entrada he de dedicarla, casi de forma obligada a Robert Cray. Aún sigo rememorando los entrañables momentos que este hombre me hizo sentir el viernes pasado en El Portón del Jazz. Sabía que venía un importante guitarrista a la cita pero no tenía ni idea de su música, que me llegó al alma.

Como la mayoría del público, cuando llegué a la Finca El Portón me acerqué hasta la plazita, pedí un refresco, saludé a amistades y me dirigí al auditorio para tomar asiento. Pasados unos momentos se apagaron los focos y pronto salió a escena un hombre negro acompañado de otros tres hombres: uno se sentó a la batería, el otro al piano y teclado y el otro al fondo con el bajo. Robert Cray en el centro del escenario con su guitarra y acercándose al micrófono dirigió las primeras notas del maravilloso concierto. Momentos antes habían empezado los cuatro a tocar de forma simultanea. Justo ahí comenzó la conexión y supe con ello que había encontrado a un nuevo artista al que no perder la pista.

Robert y su Blues Band causaron en mi un extraño sentimiento que pude comprobar a medida que iban interpretando una y otra canción. !Me transportaron a lugares y a personas! Me vi en el muelle esperando cual Ottis Reding como dice en su canción “Sitting on the dock of the bay”, a los coros gospel cantando en las iglesias, a los entierros de los negros en Nueva Orleans, al nacimiento del blues en barrios oprimidos, a la etapa de la exclavitud.. y también me hizo encontrarme con Ottis Reding, con Ray Charles, con BB King, a Raimundo Amador y, ¿por qué no decirlo? Con artistas flamenco universales como Fernanda de Utrera. Y fue con ella con la que me encontré pues observé mucha similitud en las voces de la una y el otro: rasgada, llena de matices, sufrida, honda, ronca, grave… enigmática, así como en la hondura con la que cantaban y quizás el origen del canto del uno y de la otra tuvieran el mismo origen. Yo creo que sí. Sin duda, dos personas especiales. Fue una experiencia sublime que… Me cautivó!!

Los diferentes ritmos que ofreció en el concierto fueron tan variados que pasó del blues, al funky, al jazz o al gospel y a mil más que no sé diferenciar pero que estuvieron presentes formando con ellos una magnífica obra de arte que quedó para la historia de quienes vivimos ese momento mágico que duró casi dos horas. Hacía mucho, mucho, que no vibraba tanto con tan sólo escuchar a alguien cantando y tocando su guitarra.

Ahora, que intento escribir lo que sentí en el concierto, estoy intentado no utilizar frases como: “es algo que no se puede explicar con palabras” o “hay que vivirlo”, tópicos en los que se cae con frecuencia como el famosísimo cartel anunciador de Lola Flores en New York: “No canta, no baila. No se la pierdan”, lejos de poder definir en un panel qué ofrecía en una actuación de la gran Lola de España. Y es que el arte tiene características que se escapan a las palabras. Es justo ese sentimiento el que sentí. Y hacía mucho que no me ocurría porque cosas de ese tipo no ocurren con frecuencia y lo que también sé es que me aportó dosis de ilusión, de magia, de duende, de verdad… de arte.

Por eso cuando dicen que el buen artista es reconocido en cualquier parte del mundo aunque su público no sea muy experto, como es mi caso. Desde aquel momento soy fan de Robert Cray y en cuanto pueda me compraré sus CD´s. Os dejo un enlace de la canción con la que comenzó el concierto… qué momentazo!!!

http://www.youtube.com/watch?v=GcpH4k0iugk&feature=share

Image

Image

Un nuevo caso para Robert Langdon

La realidad supera a la ficción. Una realidad que envuelve todo, que hace que vivamos en un mundo manipulado, que se disfraza y que no deja de ser patriarcado. Hay quien se aferra a él en última instancia temiendo que algún día se pueda hacer añicos. Y lo digo por esta noticia que hoy sale publicada en distintos medios:

http://www.diariosur.es/20130712/local/malaga/cofradia-amor-quiere-mujeres-201307120015.html

La noticia habla por sí sola y, precisamente, por eso es una noticia, porque en el s.XXI se lucha por seguir manteniendo esa diferencia de roles masculinos y femeninos para dar una imagen, en este caso visual, que se interioriza a nivel actitudinal y que ayuda a categorizar lo que es masculino y lo que es femenino. Es un intento más por defender esa forma de organizar la sociedad de manera que los hombres sean más visibles y las mujeres más invisibles.

Y resulta que ayer la Cofradía del Amor anuncia en su página web que, por recomendación del obispado, mejor sean los varones los que se vistan de monaguillos y sean ellos quienes lleven los ciriales y los inciensarios. ¿Alguien me puede decir qué simbolizan los ciriales? ¿Y los inciensarios? ¿Por qué no los puede llevar una mujer, en este caso, una inocente niña? Habría que echar mano de Robert Langdon para que expusiera la teoría correcta y nos desvelara los curiosos misterios que encierran esos objetos en las procesiones de las cofradías de Semana Santa que el resto de personas no alcanzamos a entender. O quizás no haya ninguna “explicación” sino que directamente han decidido que sean los hombres por dar una apariencia que ellos consideren correcta haciéndola publicar incluso en su página web ¿Qué daño puede hacer una niña llevando un cirial?

¿Os imaginais que se revelan las niñas y dicen de no participar en la procesión? Estaría gracioso y sería quizás el primer acto de rebeldia, o quizás no. Pero moverían ficha y alzarían su voz.

Yo, que no soy cofrade, que desconozco todo cuanto concierne a ese mundo, no me voy a meter en las cosas que debe hacer una Cofradía, que es una asociación de fieles católicos. Entiendo que la Iglesia ha estado y está categorizada según el sexo pero ¿Por qué desde pequeños ya los están diferenciando? ¿Por qué las niñas tienen que vivir un momento como este en el que no sepan por qué no pueden acceder a algo que los niños sí? ¿Aprenden desde pequeñas que los niños consiguen las cosas con más facilidad? ¿Quién estipuló que los varones eran quienes deben portar estos objetos? A mis ojos, y seguro que a los del Diario Sur que es uno de los medios en los que puede encontrar esta noticia, es un intento más, casi a la desesperada, de aferrarse al pasado que casi se escapa y que hay que recuperar como sea. Y me reitero, por eso es noticia.

Afortunadamente no se puede luchar contra la valentía de algunas mujeres y si no mirad qué ejemplo tan claro os voy a poner. Si el obispado sugiere a una Cofradía que mejor lleven los ciriales los varones ¿cómo imaginar que el puesto de Hermano Mayor, el más visible y relevante, sea ostentado por una mujer? Sería romper por completo los cánones. Realmente es algo muy curioso por lo difícil que es encontrar una mujer desempeñando ese puesto otorgado en exclusividad durante siglos a varones. Pues bien, conozco y visibilizo desde este blog el caso de tres mujeres que han sido Hermanas Mayores y que no se han dejado llevar por los tòpicos: la primera en romper con todo tipo de tópicos fue Montserrat Torres Moreno en junio de 2004 cuando fue nombrada la primera Hermana Mayor en varios siglos de historia que tienen las cofradías en Alhaurín de la Torre y la primera también de la provincia de Málaga. Ya es decir!! A ella la siguió Inés María Jiménez Quero, ambas de la Cofradía de Los Verdes, y actualmente Dolores Luque de la Cofradía de Los Moraos. Seguramente habrá más en otros lugares que habrán paso con su trabajo y su ejemplo a la igualdad. Ellas tres son de Alhaurín de la Torre, Málaga. Y han hecho historia.

Por eso pienso que lo que hoy sale en los diarios es un paso hacia atrás auspiciado en el miedo. Mira que si las niñas deciden no ir más en la procesión… Sería una forma de revelarse ya de pequeñitas. Mira que si un día nos sorprende de nuevo una noticia en los diarios: “Las niñas de la Cofradía del Amor se niegan a salir en procesión” ¿Sorprendería más que la que hoy ha salido publicada? Cuánto patriarcado maquillado hay aún!… ¿Qué digo maquillado? !!Sin maquillar!!