Una amarga despedida

 

 Esto que hoy escribo es un pequeño aperitivo que os ofrezco. Es una parte de la historia que estoy narrando en mis ratos libres que son pocos, pero que me tiene absorvida y entregada. Una historia real vivida por mis antepasados y que se ve reflejada en la historia de la humanidad: las migraciones. Espero que os guste tanto como a mí. 

 

Quería meter en la maleta mil cosas más, pero no cabían. Tan sólo pudo llevarse consigo ropa, algo de comer para el largo camino y un retrato de la imagen del nazareno, al que tanta devoción profesaba. La pena de dejar a su familia y emigrar a otro país así como el miedo de no saber qué iba a pasar más allá de las lindes de su pueblo la acompañaban insidiosamente. No podía dejar de pensar en lo que le deparaba el futuro y si volvería algún día a pisar tierras alhaurinas. 

Era una fría mañana de 1885. Su madre salió a despedirla con lágrimas en los ojos, su padre había optado por mantener de alguna forma el tipo y no derramar lágrimas ante el vecindario, difícil tarea pues la emoción lo embargaba y tuvo que meterse en casa para desahogarse y llorar en silencio.

Esa misma escena se vivía en diferentes lugares de Málaga y de otras provincias andaluzas. En tan sólo unas horas partiría un barco con destino a Sao Paulo, Brasil. Aquella se había convertido en una esperanza para tantas personas que soñaban con un futuro mejor. Ana la Cordera, como la conocían, se había lanzado a la aventura con su esposo Antonio, al que todos conocían como el Canelo, y sus seis hijas: se embarcaban para el Brasil por un año a trabajar en las facendas, en los cafetales, aunque ellos no tenían ni idea de dónde estaba Brasil ni de qué eran los cafetales. 

Subió a la carreta las maletas y después a las niñas. Contenía como podía la inmensa emoción que sentía en aquellos momentos y que le estaban haciendo mover la barbilla más de lo que deseaba. No quería dar una imagen de debilidad antes sus familiares, bastante tenían ya con la incertidumbre de qué serían de ellos. Pero no pudo más cuando se acercó a besar las mejillas de su madre. Se agarró a ella en un largo abrazo en el que no dijeron nada y un llanto apagado surgía de sus gargantas. Un chasquido del mulero la hizo volver en sí y romper ese momento.

Se subió a la carreta derramando amargas lágrimas de pensar que se iba de su pueblo, Alhaurín de la Torre, dejando allí su familia buscando un futuro incierto pero no le quedaba más opción y, aunque estaba viviendo momentos duros, sabía que tenía que resistir. Ahora se encaminaba hacia el puerto de Málaga a coger el barco que llegaría al puerto de Santos, Sao Paulo, al otro lado del mundo… aunque ella no tenía ni idea de adónde se embarcaba ni de las historias que el futuro cercano estaba a punto de ofrecerle. 

 

Imagen

Anuncios

Una alegre reencuentro

Desde luego que ha sido algo inesperado que no estaba dentro de mis planes. Esta mañana cambié puntualmente mi lugar de trabajo y me desplacé hasta la Facultad de Derecho, donde estábamos citadas un grupo de personas para asistir a un Encuentro sobre Educación.

Aparqué mi coche en la explanada de Psicología, subí las escaleras de Derecho y entré al Aula Magna. Allí asistí a la primera conferencia con mis compañeras y, en el intermedio, decidimos ir a la Faculta de Psicología a tomar el café.

Cruzamos los aparcamientos y… ¡sorpresa! Cuando menos me esperaba ya estaba subiendo los escalones de la entrada de la Facultad de Psicología ¡Mi facultad! A mi mente vinieron un montón de recuerdos: tardes de charlas, nombres de compañeros, de profesores, celebraciones en el hall, ratos de estudio en la biblioteca, exámenes, visitas a secretaría, tardes interminables de clase, cafés en la cafetería…

Cuando llegué allí por primera vez era una completa inocentona de pueblo que no sabía lo importante que iba a ser en su vida el paso por la Universidad. ¿Cómo lo iba a saber si no sabía cómo era el mundo? Lo único que sabía era lo que me decían: “Estudia”. Y a eso fui, aunque me costara un esfuerzo tremendo sí que valió la pena y es algo de lo que me enorgullezco porque ha sido un logro personal en el que no sólo aprendí conocimientos relacionados con una carrera sino el trato con diferentes personas de mil sitios con mil filosofías de vida, en un intercambio cultural y de conocimientos que me hizo crecer como persona, una aventura única que recomiendo a todos y a todas, porque como digo no sólo son conocimientos sino crecimiento personal y apertura de miras.

Ahora entraba e iba directa para la cafetería que ya está totalmente cambiada. Ya no hay que coger un papel para que te anoten lo que consumes y pagar a la salida, ni siquiera los camareros de antes están detrás de la barra. Ahí fue cuando me di cuenta que hace ya muchos años que estudié. ¿Tantos años son diez años? Pues sí, en diez años pasan muchas cosas y han cambiado hasta los planes de estudios… ya no es una licenciatura, han cambiado los temarios, han venido nuevos profesores aunque alguno de antes se deja ver por los pasillos y la administrativa de secretaría sigue siendo la misma… pero sí da lugar a cambios y no sólo en la facultad sino en mí también.

Después del café me di una vuelta sintiéndome cual estudiante por los patios, los pasillos… Mientras paseaba por el hall estaba atenta a cada detalle, envuelta en recuerdos y sonriente, y veía una juventud alegre y con vitalidad que conserva las ganas de aprender, de tener una buena formación, de descubrir un mundo nuevo. Desde luego que el espíritu estudiantil tampoco ha cambiado. Me ha dado una alegría inmensa pasear por allí, ver que continúa siendo un lugar de referencia para el estudio y pensar que valió la pena tanto esfuerzo porque realizar allí mis estudios me ha servido no sólo para tener un puesto de trabajo sino para seguir siempre con hambre de conocimientos, con ilusiones y curiosidad.

Cuando salí de allí pensé: “Esta fue y será para siempre ¡Mi facultad!” 

Imagen

Ponencia “El flamenco al aula”

Observando que la juventud necesita de conocer mejor nuestra cultura andaluza y en particular el flamenco, realicé un proyecto que presenté a la Junta Directiva cuando era presidenta de la peña flamenca en mayo de 2007. Se aprobó y se realizó por primera vez el 12 de mayo de 2007. Para la ocasión vinieron Cancanilla de Marbella al cante, Chaparro de Málaga a la guitarra y Angel Luís Cañete como conferenciante. Mediante una conferencia ilustrada se invitó al alumnado de 3º de ESO del IES Gerald Brenan a realizar un viaje exprés por toda la geografía andaluza comenzando por Huelva y terminando en Almería. De cada provincia se escogía un cante característico y, a medida que se iban dando nociones sobre el cante, era interpretado por los artistas para el joven público. 

El resultado fue tan interesante que se realizó al año siguiente. Y al otro. Y al otro.  Y así, vengo organizando personalmente esta actividad desde 2007, independientemente del presidente que hubiera. En los dos últimos años, debido principalmente a la falta de recursos económicos, he impartido la conferencia ya que son unos aspectos muy básicos sobre flamenco, porque en muchas honduras no me puedo meter, pero sirve para unas nociones básicas. A partir de la segunda edición se viene realizando en la peña flamenca y no en el instituto, ya que de esa manera se visualiza el patrimonio cultural que hay en las paredes de este magnífico edificio. Un total de seiscientos alumnos y alumnas han participado de esta actividad a lo largo de los años.

Así pues, a lo largo de estos años han sido diferentes los artistas que han participado de esta actividad: Curro de María, La Lupi, Paco Javier Gimeno, Ana Fargas, Nuria Martín, Antonio Andrade… siempre intentado traer lo mejor de Málaga.

Este curso de 2012-13 pasé un cuestionario con un total de doce preguntas para conocer las nociones e intereses que sobre flamenco tiene la juventud alhaurina. Esos resultados han sido tratados estadísticamente gracias a la colaboración de María A. Carrasco, Licenciada en CC y TT Estadísticas. El estudio y las conclusiones fueran expuestas en un trabajo personal que remití a la Universidad de Sevilla, organizadora del IV Congreso Internacional sobre Investigación y Flamenco, INFLA, y hace tan sólo diez días me comunicaron que había sido seleccionado y que esperaban mi ponencia en dicho Congreso.

Ha sido para mí un honor y un orgullo poder dar a conocer en la Universidad de Sevilla, en la Facultad de Ciencias de la Educación, este proyecto tan interesante y necesario en los discentes andaluces que debieran tener mejor conocimiento sobre la cultura andaluza y que manifiestan en el estudio un interés muy marcado por conocer los entresijos de este nuestro arte más universal. Un proyecto gestado en Alhaurín de la Torre y realizado en la peña flamenca Torre del Cante. 

Así mismo, el estudio será publicado por la Universidad de Sevilla en un libro editado con ocasión del Congreso.

Agradecer a las entidades como el Ayuntamiento, la Diputación, la peña flamenca y el instituto la aportación económica sin la cual el proyecto sería imposible realizar. Gracias a los organizadores del Congreso por ofrecerme una oportunidad tan espléndida, a los directivos de la peña por acompañarme y a mi familia por estar siempre ahí.

En este enlace podeis encontrar el programa                                                                                http://www.docenotas.com/educacion/universidad/iv-congreso-interdisciplinar-investigacion-y-flamenco

Y aquí os dejo algunas fotos del Congreso

 Imagen

Imagen

Imagen