El milagro de la noche de Reyes

milagro-noche-1

Hace unas tres décadas vivía la noche de Reyes con la ilusión de una niña. Recuerdo varios regalos que me hicieron sentir la magia de la ilusión: la repollo, el bebé de Nenuco y juegos reunidos Geiper.

Recuerdo con nostalgia aquellas noches en las que mi hermano Antonio y yo nos levantábamos varias veces para mirar al fondo de la habitación y comprobar que habían llegado los reyes. Esa ilusión, la incertidumbre de no saber qué iban a traer, si iban a tener en cuenta la carta, si me había portado bien a lo largo del año…

Y recuerdo también un regalo muy especial. Mi abuelo Antonio Donaire, poco dado a los detalles, no sé cómo pero la cuestión es que me regaló un libro: El milagro de la noche de Reyes.

Esta noche la vivo, si no con el mismo entusiasmo y espectación de la niña de hace tres décadas sí con la alegría de saber que este año ha llegado a mi vida el mejor regalo… ¡Y por partida doble!

Feliz Noche de Reyes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s